×
19/03/2019
Existe una creencia generalizada, sin una base cierta pero bastante extendida, que tiende a asociar el Camino de Santiago con una especie de gesta heroica en la que para vencer hay que sufrir. Y sí, ciertamente la idea suena muy romántica, pero en la realidad no lo es tanto.

El sufrimiento en el Camino de Santiago no consiste en la superación de contratiempos a base de sangre, sudor y lágrimas hasta conseguir llegar victoriosos a la Plaza del Obradoiro aclamados por la multitud. No. Es algo más… mundano. Sufrir en el Camino de Santiago es que las ampollas te amarguen la existencia (y de paso, el viaje), acabar con la espalda hecha polvo después de cargar varios días con un mochilón, llegar cansado como una mula al final de la etapa y volverte loco para encontrar un mísero colchón donde tirar tus huesos, pegarte los madrugones de tu vida, programar el despertador para que suene dos o incluso tres horas antes que en un día normal de trabajo y acabar el trayecto con más ojeras que un oso panda, dormir (o no dormir) en el mismo cuarto que veinte personas de las cuales diez roncan, cinco hacen ruido y cuatro huelen mal…

Tranquilidad: para vencer no hay que sufrir. No necesariamente. Si ya habéis completado en alguna ocasión esta ruta milenaria y tenéis en vuestro haber la Compostela, sabéis de lo que estamos hablando. Si vais a hacer el Camino de Santiago por primera vez, confiad en nosotros, que si de algo sabemos es de esto. Palabra de Galician Roots: definitivamente, para vencer no hay que sufrir. Debemos desterrar esa idea y dejar de pensar que el Camino de Santiago consiste únicamente en quemar etapas y completar una ruta. Es una experiencia que nos ofrece muchísimas posibilidades (turismo, cultura, gastronomía, ocio, excursiones…) y que compensa aprovechar en toda su magnitud, cada cual a su manera. También desde la comodidad y la tranquilidad de ponernos en manos de profesionales (agencias de viajes del Camino de Santiago) que hagan el trabajo de planificación por nosotros y nos ayuden a sacar el mayor partido de nuestra experiencia y nuestros días como caminantes. ¿Por qué no?  Es una opción igual de válida y meritoria que hacerlo por nuestra cuenta. Hay tantos caminos y formas de completarlo como peregrinos existen.

Lo cierto es que, ya sea por comodidad, por falta de tiempo o por desconocimiento, el Camino de Santiago organizado es una opción a la que recurren cada vez más peregrinos que se embarcan en esta aventura. A menudo nos pasa que ni siquiera tenemos tiempo para planificar la comida del día siguiente y sin embargo nos convencemos de que sí lo tendremos para planificar el Camino de Santiago y organizar apropiadamente por nuestra cuenta un viaje de 7 días mínimo en el que tenemos que llevar nuestra casa en una mochila, cumplir tiempos y reservar seis alojamientos en seis lugares diferentes a la par que 700 personas que también lo intentan como nosotros.

Hacer el Camino de Santiago organizado por una agencia de viajes ofrece numerosas ventajas, sobre todo en lo que se refiere a las pernoctaciones. Debemos tener en cuenta que son profesionales y que conocen los mejores alojamientos en el Camino de Santiago. Esos serán los que te ofrezcan a ti. A mayores, se abre un abanico de posibilidades que va más allá del típico albergue con literas donde los ronquidos, las alarmas o los ruidos nos despiertan constantemente y no nos permiten dormir bien. Hoteles y casas rurales con habitaciones privadas y baño, un colchón cómodo y todo el silencio de la noche asegurarán un sueño reparador. Además, al tener los alojamientos reservados de antemano, podrás recrearte más en el trayecto haciendo las paradas que necesites y llegar a cualquier hora sin preocuparte por si habrá sitio para dormir en el pueblo final de etapa.

Otro punto a favor es el servicio de transporte de mochilas, algo que se agradece a medida que vamos sumando etapas. Para muchos esto puede parecer una aberración que va en contra de la esencia del Camino; para otros es todo un alivio. Lo cierto es que transportar una mochila de entre 6 y 8 kg durante 20 o 30 km al día no parece una idea muy atractiva y menos si no estamos acostumbrados a cargar pesos y nos arriesgamos a sufrir una lesión en la espalda por el exceso de esfuerzo físico. Dejar la mochila en la recepción del hotel a primera hora de la mañana y encontrarla en el siguiente cuando lleguemos resulta de lo más cómodo y no resta ni un ápice de mérito a nuestra experiencia como peregrinos.  Insistimos; para vencer no es necesario sufrir y todas las formas de completar el Camino son válidas, igual que válidas son las diferentes motivaciones que nos empujan a realizarlo: seguir nuestra fe, cumplir una promesa, conocer gente o simplemente hacer deporte.  

En nuestro trayecto hacia Compostela puede ocurrir un percance en cualquier momento. Tener un teléfono al que llamar en caso de necesidad, ya sea por problemas de salud o solo para resolver una duda sobre el itinerario, ofrece un plus de seguridad. Esta es otra de las ventajas que nos brinda hacer el Camino con una agencia de viajes; saber que estaremos asistidos siempre que lo necesitemos. En este punto debemos recordar que no todos los itinerarios cuentan con el volumen de servicios, de personas y de poblaciones que nos encontraremos en el más concurrido de todos; el francés. El Camino Primitivo, por ejemplo, que va desde Oviedo hasta Santiago pasando por Lugo, es de los menos transitados y la mayor parte del recorrido transcurre en plena naturaleza. No encontraremos poblaciones cada dos pasos e incluso podremos completar alguna etapa sin habernos cruzado con una sola persona. En casos así siempre será mejor tener las espaldas cubiertas y saber que habrá alguien al otro lado del teléfono dispuesto a ayudarnos.

¡Pero pensemos mejor en las cosas buenas que nos puede ofrecer el Camino de Santiago, que son muchas! Si realmente queréis aprovechar al máximo vuestra estancia en Galicia, no podéis limitaros a caminar. Debéis visitar los puntos más emblemáticos de nuestra geografía, recrearos con nuestra gastronomía, hacer actividades de ocio, enoturismo,  realizar excursiones… ¡lo que más os guste! Organizar desde cero un viaje de estas características puede resultar difícil, por eso cada vez más gente se decanta por recurrir a los servicios de una agencia de viajes especializada en el Camino de Santiago, lo cual no significa tener que adaptarse a lo que ellas ofrecen. Más bien al contrario, ellas escuchan a lo que tú necesitas. Al menos así es como lo concebimos en Galician Roots, donde siempre nos adaptamos a tus preferencias: donde quieres empezar, la distancia entre etapas, el tipo de alojamiento, transporte de equipaje, traslados, cenas especiales con música gallega y queimada, masajes, etc… ¡Somos grandes entusiastas del Camino de Santiago y sabremos diseñar una experiencia a tu medida!

Blog

Síguenos

Suscríbete

Todas nuestras novedades y ofertas en tu buzón

Cumpliendo con el nuevo Reglamento Europeo General de Protección de Datos (RGPD), en relación con la política de cookies queremos informar que continuar navegando por nuestra web implica ACEPTAR nuestra política de cookies. Leer más.