×
11/03/2019
Una de las calles más conocidas y concurridas del casco histórico compostelano, no solo por su proximidad con la catedral sino también por ser punto de ocio y encuentro de lugareños y visitantes, es la denominada “Rúa da raíña” (Calle de la reina). Su nombre no es para nada casual. Según la tradición popular, en ella se alojó de forma discreta una de las más célebres peregrinas de la historia: la reina Doña Isabel de Portugal, quien ofreció su corona ante el altar de Santiago como muestra de su devoción jacobea. Corría entonces el siglo XIV y sin duda su ejemplo contribuyó de forma definitiva a asentar las peregrinaciones a Santiago desde Portugal, al igual que lo hizo dos siglos más tarde el rey portugués Manuel I, que tras su llegada al templo compostelano asignó una renta anual para que una lámpara alumbrase día y noche en el interior como recuerdo de su estancia.

Reyes, nobles y clérigos influyentes fueron determinantes en la aparición del fenómeno jacobeo en tierras lusas, pero el Camino de Santiago portugués comenzó a forjarse ya a mediados del siglo XII, heredando antiguos itinerarios como la Vía XIX, que fue una de las calzadas romanas más importantes, vertebradora de la antigua Gallaecia. Desde entonces el fenómeno jacobeo no dejó de crecer y su impronta fue tal que la propia red viaria de Portugal se configuró de sur a norte pasando por los lugares que trazaba el Camino portugués rumbo a Compostela: Lisboa, Santarem, Coímbra, Porto, Barcelos, Ponte de Lima y Valença do Minho, hasta entrar en Galicia.

Por esas mismas rutas os guiarán vuestros pasos como peregrinos del Camino de Santiago portugués, en un diálogo permanente entre la historia y un presente en el que este itinerario se ha convertido en el segundo con mayor número de romeros, solo por detrás del más famoso de los trazados; el francés. Y es que son numerosos los atractivos que ofrece el Camino de Santiago portugués; empezando por su orografía amable, que permite completar etapas de una dificultad media-baja sin gran desgaste físico, o la presencia de numerosos tramos de gran belleza paisajística. A esto hay que sumar su baja masificación y el innegable estímulo que supone recorrer dos países.

Si hablamos del Camino portugués, la preparación de nuestro recorrido debe comenzar con una decisión, pues si por algo se caracteriza este itinerario es por la variedad de opciones que nos ofrece a la hora de ejecutarlo, tanto en lo que se refiere a la distancia total recorrida como a la ruta elegida hasta llegar a Compostela. Básicamente son dos las vías que se abren ante nosotros, de las cuales la más popular y recurrida es la que denominaríamos Camino Portugués por el interior, que entra en Galicia por Tui para dirigirse luego a Porriño, Redondela, Pontevedra, Caldas de Reis y Padrón hasta llegar a Santiago. La alternativa es el Camino Portugués por la costa, que alcanza tierras gallegas en A Guarda y pasa por Baiona y Vigo hasta enlazar en Redondela con la vertiente anterior.

Además del itinerario, el punto de partida también debe ser objeto de elección. Si escogemos el más distante, la capital lusa (Lisboa), necesitaremos al menos 25 días de caminata. Una opción intermedia es iniciar el recorrido en la ciudad de Porto, que podremos completar en apenas 11 días. Si vamos justos de tiempo, la alternativa ideal es el Camino Tui-Santiago, que arranca en tierras gallegas y se puede realizar en cinco cómodas etapas que suman 118 kilómetros, suficientes para obtener la Compostela cuando alcancemos nuestro destino.

En Galician Roots sabemos que la experiencia del camino comprende muchos más aspectos que la satisfacción personal de llegar a la plaza del Obradoiro y haber superado un reto o cumplido una promesa; es una suma de aspectos intangibles que vamos añadiendo a nuestra mochila y se quedan ahí para siempre en forma de vivencias y recuerdos. Todo eso lo ofrece el Camino Tui-Santiago, por eso esta opción siempre figura entre nuestras recomendaciones.

Lo ideal sería disponer de algún día extra a mayores de los 6 que necesitamos para completarlo y así poder visitar la comarca del Baixo Miño, probar el famoso vino albariño en una de las múltiples bodegas que nos encontraremos en las Rías Baixas o conocer las ciudades de Pontevedra y Vigo, desde donde podremos trasladarnos en barco hasta el Parque Nacional de las Islas Cíes, un paraíso virgen en el Océano Atlántico. No podemos dejar de mencionar la gastronomía; si hay algo que hace famosa a Galicia, ese es su marisco, y si hay un lugar inmejorable para degustarlo, esas son las Rías Baixas. Tampoco deberíais marcharos sin probar, en la última parada antes de llegar a Compostela, los famosos pimientos de Padrón, de los cuales se dice que “uns pican e outros non” (unos pican y otros no). Significa esto que nos la jugamos en cada mordisco... ¡¡Suerte!! Aunque es una variedad gastronómica disponible en toda Galicia y España, siempre es bueno degustarlos en su lugar de origen, Padrón, donde la leyenda sitúa el lugar en el que los discípulos del Apóstol amarraron la barca que traía sus restos desde Palestina.

A todo esto hay que sumar las vistas espectaculares sobre la Ría de Vigo, monumentos y lugares emblemáticos que nos trasladarán en el tiempo hasta algunos de los episodios más conocidos de la historia del Camino de Santiago Portugués, como es el caso del Puente de San Telmo o “Ponte das Febres” (puente de las fiebres), en Tui: su apodo le viene de que fue aquí donde San Telmo enfermó de fiebre en 1251. Los viajeros que paséis por allí veréis una placa que dice "caminante, aquí enfermó de muerte San Telmo en abril de 1251. Pídele que hable con Dios a favor tuyo". No es el único puente con historia que os encontraréis; al cruzar el de Sampaio, en Pontevedra, sabed que estáis en el lugar donde en 1809 se desató una de las batallas más conocidas de la Guerra de la Independencia, en la que resultaron derrotadas las tropas francesas del mariscal Ney.

Pero además del Camino Tui-Santiago y toda su carga histórica, gastronómica y paisajística, otra de las recomendaciones personales de Galician Roots es el tramo Oporto-Tui, donde la naturaleza se alterna con los pueblos más importantes del norte de Portugal, una combinación que lo dota de un encanto especial y que os permitirá además adentraros en la cultura lusa. Esta opción quizás exija una mejor planificación, pues a diferencia de otras rutas donde el trazado es único, en Portugal se cumple esa máxima que dice que hay tantos caminos de Santiago como peregrinos existen. La variedad de vías de peregrinación que avanzan de sur a norte, tanto por la costa como por el interior, complican la tarea de dotar de una completa red de alojamientos al Camino Portugués, así como de consolidar los distintos trazados.

No obstante, que no cunda la preocupación, pues esto en ningún caso supondrá un gran inconveniente en vuestra travesía. Los avances en esta ruta prosperan en los últimos años en paralelo al número creciente de peregrinos y si en el tramo portugués se apura la construcción de albergues municipales y privados, en el tramo gallego ya existe una completa red de alojamientos. Por otra parte debemos tener en cuenta los esfuerzos que han hecho las asociaciones de amigos del Camino, a uno y otro lado de la frontera, apara fijar los itinerarios, así como las mejoras en la señalización, que es correcta entre Porto y Santiago, sobre todo en los tramos gallegos. Tampoco debemos olvidar que son numerosos los núcleos densamente poblados que salpican el Camino Portugués, lo que asegura suficientes servicios a los caminantes, incluido el cada vez más socorrido transporte de mochilas y equipaje, una opción a considerar que no restará un ápice de mérito a vuestra hazaña y que os permitirá libraros de cargas extra para disfrutar mejor y más intensamente la experiencia. El Camino de Santiago Portugués lo merece.

Así que no esperes más y descubre todos nuestros tours del Camino de Santiago Portugués:
https://www.galicianroots.com/viajes/el-camino-de-santiago/el-camino-portugues.htm 

Blog

Síguenos

Suscríbete

Todas nuestras novedades y ofertas en tu buzón

Cumpliendo con el nuevo Reglamento Europeo General de Protección de Datos (RGPD), en relación con la política de cookies queremos informar que continuar navegando por nuestra web implica ACEPTAR nuestra política de cookies. Leer más.